Selecciona tu región
Culiacán

Cogobierno y actividades ilícitas en el Penal de Aguaruto: CNDH

La Comisión Nacional de Derechos Humanos ha informado estos problemas del Penal de Aguaruto a  autoridades desde el 2017, pero las malas prácticas continúan.

Por Angelina Corral

-

Sinaloa.- Desde el inicio, esta administración estatal tuvo conocimiento de que en el interior del penal de Aguaruto en Culiacán, existía ejercicio de funciones de autoridad por personas privadas de la libertad, autogobierno/cogobierno, presencia de actividades ilícitas, cobros y una gran cantidad de deficiencias que no fueron corregidas. 

Algunas de estas prácticas fueron señaladas semanas atrás por el diputado Pedro Villegas Lobo, quien aseguró que hay prostitución entre los reos y algunas trabajadoras eran acosadas; también que había armas y drogas.

El diputado, a través de un punto de acuerdo de urgente y obvia resolución, pretendía que desde el Congreso exhortaran al secretario de Seguridad Pública estatal, Cristóbal Castañeda Camarillo, para que atendiera estos problemas, pero los legisladores votaron en contra.

El pasado sábado, en el penal se registró una balacera que cobró la vida de tres reos. Villegas Lobo compartió en redes sociales imágenes muy fuertes de los cadáveres de dos fallecidos, asesinados con un arma de fuego que está prohibida al interior.

La corrupción que existe en el penal para poder pasar comida y algunos objetos a los reos también ha sido denunciada por familiares de los presos. 

Las mismas prácticas

En los diagnósticos nacionales de supervisión penitenciaria realizados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se puede constar que desde 2017 al 2020 muchas de las deficiencias encontradas en el penal continuaron.

En el 2017 se informó que en la cárcel de Aguaruto las condiciones de gobernabilidad estaban en semáforo rojo porque había actividades ilícitas y cobros (extorsión y sobornos). En marzo de ese año se fugaron 5 reos de alta peligrosidad y quedó evidenciado que vivían con lujos.

En 2018, la CNDH volvió a informar la existencia de corrupción y autogobierno de los reos, y en 2019 ocurría lo mismo. Incluso el 17 de octubre de 2019 se fugaron del penal 51 reos, de los cuales la gran mayoría no han sido localizados. Pese a la fuga, en el diagnóstico 2020 de la CNDH sobre el penal se detectó de nuevo que algunos reos ejercían funciones de autoridad, además de haber insuficiente personal de seguridad y custodia.

También se señaló la existencia de actividades ilícitas, inadecuada clasificación de presos, deficiente organización y registros para el cumplimiento del plan de actividades, además de deficiencia en la atención a mujeres que ahí tienen a sus hijos, y deficiencia en la atención a personas indígenas, punto que ha sido denunciado por parte de líderes indígenas, pues en Sinaloa no se cuenta con interpretes en lenguas maternas.

Leer más: Coronavirus Sinaloa: últimas noticias de hoy 21 de septiembre sobre Covid-19

El penal de Aguaruto, de acuerdo con la CNDH, está reprobado ya que ante las evaluaciones sobre los diversos programas y las condiciones en las que viven los internos del 2017 al 2020, sólo en el 2018 tuvo un 6.16 de calificación, el resto de los años reprobó al no llegar al 6.

Síguenos en