Selecciona tu región
Culiacán

¿Cuál es la estrategia de seguridad en Sinaloa? Desaparecidos opacan cifras a la baja

Tres expertos señalan que el fenómeno de la desaparición y violencia familiar oscurecen la reducción de homicidios en el gobierno de Rubén Rocha Moya.

Por Lorena Caro

-

Sinaloa.- La estrategia de seguridad del gobierno de Rubén Rocha Moya no ha mostrado un parteaguas que dé respuesta a la incidencia delictiva que aqueja a la entidad, destacaron activistas y especialistas entrevistados por Debate.

Si bien, en cifras de la Fiscalía Estatal existe un decremento en casos de homicidios dolosos desde el 2021 y durante los primeros tres meses del 2022, los entrevistados señalan que ese panorama se oscurece ante las desapariciones forzadas que enfrenta la entidad.

Pero la sociedad en Sinaloa tampoco ha recibido positivamente las primeras acciones del gobierno ante la inseguridad, como lo plasmó la reciente encuesta realizada por Debate, en donde habitantes de Mazatlán y Culiacán reprobaron el combate de la incidencia delictiva en el gobierno de Rocha Moya.

Leer más: ¡Ni una más! exigen JUSTICIA por brutal feminicidio de Itzel en El Fuerte, Sinaloa

Fallas

Óscar Loza Ochoa, responsable de relación con instituciones de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos en Sinaloa, opinó en entrevista para Debate que durante los primeros meses de gobierno de Rubén Rocha, incluido el 2022, en materia de seguridad no ha habido un parteaguas para poder señalar que a partir del nuevo gobierno estatal se están haciendo las cosas de manera diferente, “se han seguido haciendo igual”, lanzó.

El activista rememoró que se había dicho que habría una coordinación entre las instituciones, pero consideró que anunciarla no dice nada. 

“Sigo viendo retenes en las entradas y salidas de la ciudad, sin que eso tampoco esté dando nuevos elementos para ver que la actuación es diferente. De tal manera que las cuotas que se dan, en términos generales, de delitos en el estado de Sinaloa no han cambiado mucho”, opinó. 

Respecto a la actual estrategia de seguridad, el sociólogo Tomás Guevara consideró que el gobierno estatal refleja estar aliado a la estrategia que ha utilizado el presidente de la República, de trabajar más en las causas que en las consecuencias, como ocurre con los programas sociales.

Desapariciones

Aunque se dice que lo que ha bajado es el delito de homicidio, queda la incertidumbre sobre el aumento en el caso de las desapariciones, manifestó Loza Ochoa. 

“Ese renglón, obviamente nos ayuda a oscurecer un tanto el panorama cuando hablamos de homicidios, porque sencillamente se vuelven invisibles muchas de las desapariciones y no se contabilizan ni en un lado ni en otro”, apuntó. 

Armando Salazar, especialista en derecho, coincidió con Óscar Loza Ochoa al destacar el fenómeno de la desaparición en el estado.

“Por ejemplo, en los homicidios dolosos pareciera que vamos bien en ese tema, pero a mí me preocupa que sea un espejismo, porque así como ha ido disminuyendo la tasa de homicidios dolosos, las desapariciones en nuestro estado también han ido creciendo”, señaló quien fuera exdirector jurídico de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Sinaloa (PGJES).

Para el especialista, el problema de este fenómeno es que las cifras de desapariciones no se tienen, como sí se tienen las cifras de los homicidios. “Me preocupa que sea un espejismo la reducción de los homicidios dolosos, porque están mutando a las desapariciones”, reafirmó Salazar.

Violencia familiar

Armando Salazar puso sobre la mesa el incremento de otros delitos, como la violencia familiar. Consideró que este tipo de violencia ha tenido un crecimiento sostenido, de 3 mil 800 casos en 2018 a casi 5 mil 800 en 2021. “Eso refleja también un problema grave de violación de derechos, no solo en mujeres, sino de adultos mayores, de niños que están viviendo en un ambiente de violencia”, indicó. 

Tomás Guevara, sociólogo especialista en temas de seguridad, también destacó la incidencia que surge desde la sociedad civil. “El problema que yo estoy viendo que, parece ser, es el de esta violencia más casera, más por rencillas personales, por cuestiones pasionales, o por gente que roba y que de repente es sorprendida”, ejemplificó el sociólogo. 

Analizó que este fenómeno pudiera tratarse de una secuela social por el encierro derivado del covid-19. Sostuvo que mucha gente perdió su empleo, sus negocios quebraron, vendieron propiedades, entre otros casos.

Déficit

Es importante que la autoridad fortalezca la capacidad institucional de las policías, señaló Salazar, quien fue funcionario en la entonces Procuraduría de Justicia de Sinaloa. 

En particular, dijo que escuchar al secretario de Seguridad Pública del Estado, Cristóbal Castañeda Camarillo, decir que se autorizaron 250 cadetes para incorporarlos a la Escuela de Policías es una buena noticia, pero ven que no es suficiente porque se debería estar recibiendo un cupo de mil 300 anualmente. 

Leer más: SEmujeres Sinaloa exige esclarecimiento y castigo por asesinato de Itzel en El Fuerte

“Para reducir el déficit tan grande que tenemos de policías en nuestro estado. Necesitaríamos tener, de acuerdo a documentos de la propia Secretaría, 12 mil policías a nivel estatal, y andamos en un rango de 5 mil 700”, expuso.

A pesar del panorama, consideró que el reto para Rocha Moya no es fácil, sobre todo por la tradición que ha tenido Sinaloa en materia de seguridad.

La historia de la mujer que crió al hijo de su vecina: dijo que iba de compras y nunca volvió
Síguenos en

Lorena Caro

Periodista

Desde el 2014 me uní al periódico EL DEBATE como reportera. Ese año me desempeñé en la sección de noticias México-Mundo para la edición impresa en Culiacán. Posteriormente, me desempeñé como reportera local en Guasave, donde cubrí la sección actualidad, sociales y policíaca. Ingresé a la sección digital como reportera web del portal Soy Carmín en soycarmin.com y posteriormente fui editora del portal En Pareja con la página enpareja.com. En ambos sitios escribí sobre temas relacionados al estilo de vida de la mujer, la pareja y la familia. Desde el 2017 soy reportera de la Unidad de Investigación para EL DEBATE, con enfoque en temas de transparencia y el combate a la corrupción, redes sociales e imagen pública; el sector agrícola y pesquero, salud, economía, legislación, indígenas, pobreza y vivienda. Previo a mi incursión en la prensa escrita, formé parte de Radio Sinaloa como locutora del programa juvenil “Poder Joven Radio”. He asistido a talleres nacionales sobre seguridad para periodistas, nuevo sistema de justicia penal, sistema electoral mexicano, manejo y análisis de movilidad urbana y urbanismo, diseño editorial y redes sociales. Soy además licenciada en Diseño Gráfico y Multimedia por la Universidad del Desarrollo Profesional y cuento con especialidad académica en Diseño Editorial.

Ver más