Estados

Jessica se ve sonriente en fotos abordo del carro de Diego; muestran imágenes antes del feminicidio

Inició el juicio oral contra Diego Urik, presunto feminicida de Jessica González, los primeros dos testigos se presentaron para hablar de las últimas horas de vida de la joven maestra

Por Eliza Flores

-

Morelia, Michoacán.- “En la foto se ve mi hermana, su sonrisa, su suéter, el color de su cabello, se ve que está entrando al fraccionamiento donde vivía Diego”, dijo el hermano de Jessica González Villaseñor, estas imágenes son las últimas en donde se le ve con vida.

El inicio del juicio oral contra Diego Urik, presunto feminicida de Jessica, fue hoy, en una sola atiborrada de prensa y familiares de la víctima estuvieron presentes para escuchar los primeros testimonios en contra del acusado, la primera audiencia fue en la sala 16 de los juzgados penales de Morelia, Michoacán.

Durante el inicio de la audiencia de debate del juicio oral se dieron los pormenores de la acusación que formuló la Fiscalía General del Estado de Michoacán contra Diego Urik, los ministerios públicos pretenden probar su teoría del feminicidio, así como la crueldad con la que mató a su víctima.

“El 21 de septiembre salió, sin pensar que no volvería a ver a su familia, nunca pensó que Diego pudiera hacerle daño, vamos a demostrar su conducta feminicida y de superioridad sobre la mujer. Él actuó con crueldad”, dijo la Fiscalía en la apertura del juicio.

La madre de la víctima y su hermano menor fueron quienes testificaron, la señora Verónica Villaseñor, dio cuenta de las horas de terror que vivieron como familia al darse cuenta de que su hija no regresaba, de haber ido a “tomar un café” con una de sus amigas.

Cristo Villaseñor, por su parte, dio detalles de las últimas fotografías donde se ve a su hermana sonriendo a bordo del vehículo de Diego Urik, y de lo horrible que fue para él reconocer el cuerpo de su hermana cinco días después de su desaparición.

Antes del inicio de la audiencia, el juez le preguntó al acusado si deseaba hacer alguna declaración previa al inicio del juicio, dado que la ley lo contempla como uno de sus derechos como imputado, pero se negó a declarar.

“No quiero declarar, pero quiero estar presente el día de hoy”, le respondió Diego Urik al juez.

Manifestación para exigir justicia por el feminicidio de Jessica González 
Fotografía Alejandra Zamudio / DEBATE

Los primeros testimonios del juicio oral

Los ministerios públicos presentaron a la señora Verónica Villaseñor como su primer testigo, quien reveló que el día 21 de septiembre del  2020, Jessica le pidió permiso para ir con una amiga a tomar un café, pero “mi hija ya no volvió” dijo la señora con mucha tristeza frente a todos en la sala.

Cuenta que aproximadamente a las 9 de la noche comenzó a llamarla de forma insistente para preguntar a qué hora regresaría a casa, sin embargo, el celular ya mandaba directamente a buzón, por lo que ella pensó que su hija se había quedado sin batería.

Esperó un rato esperando que el celular de su hija se activara más tarde, pero no fue así, por lo que cerca de las 11 de la noche decidieron como familia ir directamente a la Fiscalía para proceder a reportar su desaparición.

Testificó que el día 25 de septiembre del 2020 le avisaron que habían encontrado el cuerpo de su hija, pero que no paró la investigación para poder conocer qué era lo que había pasado entre Diego y Jessica, por lo que en el mes de octubre logró que le otorgaran un chip con el número de su hija.

Cuenta que durante meses quiso revisar la información, pero que el dolor no le permitía indagar a fondo, hasta que un día tuvo el valor de revisar y fue cuando descubrió las conversaciones entre Diego y Jessica, por lo que procedió a entregar la información a las autoridades.

El segundo testimonio estuvo a cargo de Cristo González, quien contó que el último día que vio a su hermana ella se estaba arreglando para salir, y que escuchó que al salir de casa se subió a un automóvil.

También hizo memoria de las primeras horas de angustia de la búsqueda de su hermana, así como lo sucedido en días posteriores, admás contó que él fue quien tuvo que reconocer el cuerpo de Jessica, para evitar un trauma mayor a sus padres.

“La Fiscalía nos informa que ya la habían encontrado, ese día me tocó ir a reconocer el cuerpo, vi sus tatuajes, sus señas, pero también vi su cuerpo golpeado, su cabeza destrozada, su cuerpo arañado de hombros a pies, su cara estaba deformada de los ojos hacia arriba, en su cuerpo aún se veían moretones, sus uñas todas llenas de tierra”, detalló Cristo y agregó que era una de las cosas más fuertes que ha tenido que vivir.

Durante este testimonio se pretendía presentar unas imágenes de prueba en una pantalla que se encontraba en la sala de juicio, sin embargo, el juez negó esta posibilidad, por lo que Cristo tuvo que detallar el contenido de estas.

Én su testimonio dio señas específicas de las horas de entrada y de salida de Diego Urik el día del feminicidio, así como otras imágenes del día siguiente, en algunas de las fotogrrafías se puede observar a Jessica González con una sonrisa en su rostro, a bordo del automóvil del presunto feminicida.

Pero no hay ninguna sola imagen de ella saliendo de uno de los fraccionamientos más exclusivos de Michoacán. 

La teoría del caso.

Jessica González salió de su domicilio poco después de las 17:00 horas, para encontrarse con Diego Urik y dirigirse al fraccionamiento Bosque Monarca, donde se encuentra el domicilio de Diego, ingresaron cerca de las 17:30 horas.

Diego llevó a Jessica al lado sur del fraccionamiento, donde presuntamente a la fuerza tuvo relaciones sexuales con ella, y donde la privó de la vida a golpes, luego tiró su cuerpo en el circuito del fraccionamiento y llamó a dos de sus amigos para pedirles ayuda para deshacerse de su víctima, pero estos se negaron.

Según la investigación de la fiscalía, el presunto culpable decidió arrastrar el cuerpo y subirlo al carro para trasladarlo a una zona boscosa dentro del mismo conjunto habitacional, dejó a Jessica tirada en un lugar publico, desnuda de la cintura para abajo, en el dorso tenía un suéter que no cubría sus senos. 

Después de abandonar el cuerpo, el presunto feminicida simplemente estacionó su automóvil afuera de su casa y continuó haciendo su vida de forma normal.

Te recomendamos leer:

¿Cuántos días se necesitan para hacer justicia? Han pasado 500 días desde el feminicidio de Jessi
Síguenos en

Eliza Flores

Reportera Web

Me conocen como Eliza Flores, soy egresada de la licenciatura en Derecho y Ciencias Sociales, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Desde pequeña tuve la curiosidad de trabajar para revistas de divulgación científica. He trabajado como fotoperiodista y co conductora en la radio local. Desde el 5 de abril del 2022 ingresé a laborar para El Debate, desempeñando el puesto de Reportera Web, cubriendo el estado de Michoacán. Estoy lista para escuchar todo tipo de historias, me puedes contactar en mi correo electrónico elizabeth.flores@debate.com.mx

Ver más