Estados

Víctima de tortura sexual espera justicia y libertad

Mónica pasó siete años en prisión tras ser víctima de tortura sexual y ser obligada a inculparse de crímenes

Por Agencia Reforma

-

Ciudad de México.-Víctima de tortura sexual y retención ilegal, Mónica Esparza aguarda la sentencia de un juez para salir del Centro Femenil de Readaptación Social de Coatlán del Río, Morelos, en donde lleva recluida desde 2013.

La audiencia de vista, la última del proceso que se lleva a cabo en el Juzgado Primero de Distrito en la Laguna, Torreón, se realizó el 12 de febrero pasado, justo cuando Esparza cumplió 7 años de detención.

La defensa de Esparza explicó que ahora sólo resta esperar la sentencia del juez, la cual confían que sea absolutoria de los delitos de secuestro y posesión de armas exclusivas del ejército, pues está demostrado que todas las pruebas en su contra fueron fabricadas.

El 12 de febrero de 2013, Esparza, su pareja y su hermano viajaban en un auto en Torreón, Coahuila, cuando fueron detenidos por agentes de la Policía municipal.

Los agentes le dijeron a ella que era sólo una revisión de rutina, por lo que decidió acompañarlos a la Dirección de Seguridad Pública, en donde finalmente los tres fueron torturados.

A ella la ahogaron en un tambo con agua, luego con una bolsa en la cabeza.

La golpearon con una tabla y después con algo como un cable o látigo.

También la navajearon, le infligieron tocamientos, la desnudaron y la violaron multitudinariamente.

En el traslado a la delegación de la PGR su pareja murió por la tortura que sufrió, pero no se sabe qué pasó con su cuerpo.

Sin decirle cargos, Esparza y su hermano fueron trasladados a la Ciudad de México, donde firmó lo que después sabría que era una confesión de delitos, y fue presentada a medios de comunicación como parte de una banda de secuestradores.

"Le quiero pedir al juez no justicia, ya que la justicia debió haber sido hace 7 años, deteniendo a quienes nos hicieron esto; hoy solo le pido lo justo, y lo justo es la libertad, porque nuestra inocencia está plasmada en esos 17 tomos (de la investigación); le pido que dé el primer paso para la tranquilidad de mi familia y de nosotros", le dijo Esparza al juez Yuri Alí Ronquillo Vélez, el 12 de febrero pasado.

Gabriela Carreón, abogada de la mujer, recordó que la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) concluyó que es sobreviviente de tortura sexual y por ello deberían excluirse las pruebas obtenidas ilegalmente.

El caso de Mónica es un claro ejemplo de cómo las autoridades que están para cuidar, en realidad lo que hacen es violentar a las mujeres", planteó Carreón.

Síguenos en