Selecciona tu región
Mazatlán

Día Internacional de la Discapacidad: Virginia vive con osteogénesis imperfecta en San Ignacio

En el Día Internacional de la Discapacidad, Virginia Peraza, habla un poco de su discapacidad osteogénesis imperfecta, conocida como "huesos de cristal"

Por Yolanda Tenorio

-

San Ignacio, Sinaloa.- Virginia Peraza González, nació con una condición llamada osteogénesis imperfecta o más comúnmente llamado huesos de cristal, ella es originaria de Tecuala, Nayarit, pero avecindada en Coyotitán, San Ignacio, Sinaloa, desde hace varios años. 

Está es enfermedad muy rara, pero sobre todo muy dolorosa, que afecta a los huesos. Puede ser hereditaria en un 50% o espontánea. 

Pero para esta madre de familia, está enfermedad no ha sido impedimento para llevar una vida casi normal, a sus cuarenta años, es madre soltera de un joven de 16 años que actualmente cursa el segundo grado de bachillerato. 

Vicky cómo todos la conocen, señala que su vida no ha sido nada fácil, pues se ha tenido que enfrentar a varios obstáculos el más difícil ha sido encontrar un empleo, pues para ello ha tenido que salir a las ciudades en dónde señala, si hay trabajo, pero para ella es muy difícil, puesto que tiene que pagar transporte y renta a dónde ha ido, por lo que lo más viable sería encontrar trabajo en su propia localidad en dónde tiene su casa. 

Por lo pronto mencionó su hijo se dedica a la fabricación de escobas de palma y ella tiene un pequeño negocio de venta de refrescos, galletas y frituras, con lo que han ido sobrellevándola. 

Virgina se crio con sus abuelos maternos, ya que su padre los abandonó cuando ella tenía solo tres años de edad, pues nunca aceptó su discapacidad. 

A esa edad, no entendía mucho la realidad, pues era muy pequeña, pero recuerda con orgullo como sus abuelos la cuidaron con tanto amor e hicieron lo posible por sacarla adelante junto a su madre. 

"Viaje a los Estados Unidos la primera vez cuando yo tenía 4 años y así estuve yendo constantemente por atención médica, aprendí algo inglés. Y en agosto del 2001 me vine a Coyotitan para estudiar la prepa, así como a aprender de PROJIMO a hacer más independiente, realmente estoy agradecida por todo el apoyo" expresó. 

También ha tenido la dicha de ser madre, que es la ilusión de toda mujer, pero tenía miedo porque su hijo podía heredar la enfermedad, además arriesgar su vida, pero a pesar de todo decidió correr el riesgo y encomendarse a Dios.  

"Me casé con un muchacho muy bueno, se llama Juan Carlos del cual, me encuentro separada, él no tiene osteogénesis, me embaracé y siempre tuve miedo, pero también siempre tuve fe en Dios" expresó. 

Dijo, además, que no tenía miedo a morir, sino que lo que realmente le aterraba, era que su hijo heredara su enfermedad, pero gracias a Dios nació muy sano "No voy a negar que en algún momento de mi embarazo pensé en abortar. ¿Por qué? Porque tenía miedo, no quería que se repitiera la historia mía otra vez. Pero Dios es muy grande y todo salió bien" indicó. 

Ella, es una mujer de bajos recursos económicos, Pero a pesar de eso, se dice inmensamente feliz, porque tien al ser más hermoso, que iluminará sus días hasta que muera, su hijo José Carlos. 

"El mensaje que yo les quiero brindar a todos los que quieran conocer mi caso es: que en esta vida nada es imposible. Cuando realmente deseas algo de corazón, ni siquiera una discapacidad te lo podrá impedir, a pesar de mi condición, tengo una vida normal, pero sobre todo muy dichosa, gracias a este ser hermoso que adoro más que a mi vida" mencionó. 

Leer más: Hay que recuperar la confianza de los padres para regresar a clases presenciales en Sinaloa: SEPyC

Ahora, dijo sentirse muy afortunada porque la vida no ha sido fácil para ella, "creo que hay muchas cosas tristes, pero también hay cosas hermosas, como mi hijo, que es mí mayor motivo para continuar, aunque la vida me ponga miles de retos" puntualizó. 

Entrega Santiago Creel carta a AMLO para tratar diferentes temas sobre México
Síguenos en

Yolanda Tenorio

Colaboradora Externa

Ingresé a El Debate de Mazatlán el 21 de febrero del 2008, como corresponsal del municipio serrano de San Ignacio, Sinaloa. Mi trabajo es cubrir todo tipo de hechos, pero lo que más me apasiona es redactar reportajes especiales, en específico de las comunidades de la zona serrana, pueblos abandonados por la violencia y por la falta de oportunidades. Disfruto especialmente del género de la crónica, realizar entrevistas y semblanzas de personajes. Las raíces de San Ignacio son de un pueblo misional jesuita lleno de cultura, gastronomía e historia. Tenemos sierra y costa, minería, pesca, acuicultura, agricultura y ganadería, así como reconocidos músicos de banda. Trato de que todo eso se refleje en mis trabajos periodísticos. También de vez en cuando cubro noticias en el municipio de Elota, vecino de San Ignacio. Algo que me ha dado mucha satisfacción es ayudar a personas a conseguir beneficios a través de mi trabajo periodístico.

Ver más
Más sobre este tema