Selecciona tu región
Mazatlán

Se elevan los precios de la cebolla y el limón en Mazatlán

La cebolla tenía un costo de 16 pesos el kilo e incrementa hasta los 25. El limón, de 25 a 45. El kilo de frijol tiene un costo de 45 pesos el kilo, el azúcar oscila entre los 24 y 26 pesos

Por Carmen Paredes

-

Mazatlán, Sinaloa.- En un recorrido por las centrales de abasto de Mazatlán se pudo constatar que el limón y la cebolla incrementaron de precio.

Los locatarios en el mercado Pino Suárez señalaron que el limón de 25 pesos incrementó a los 45 pesos el kilo.

La cebolla tenía un costo de 16 pesos y actualmente llegó a los 25. Las personas que consumen en la central de abastos ayer solo compraron medio kilo de cada producto para economizar.

Los productos de la canasta básica como el frijol y el azúcar se mantienen elevados. El kilo de frijol tiene un costo de 45 pesos el kilo, el azúcar oscila entre los 24 y 26 pesos.

Algunas madres de familia se asustaban cuando preguntaban por el precio del frijol.

La cebolla tenía un costo de 16 pesos y actualmente llegó a los 25. Foto: Víctor Hugo Olivas/EL DEBATE

Las quejas

Los locatarios revelaron que los comercios de yardas han sido insensibles a la contingencia sanitaria pues incrementan los precios a pesar de las pocas ventas.

José Cuevas, locatario de una frutería, detalló que ninguna autoridad vigila a las yardas para que regularicen los precios.

El locatario aseguró que a todos los comerciantes del mercado siempre son vigilados por la Cofepris y la Profeco.

A ellos no les dicen nada, no sabemos por qué, pero esperemos que los vigilen, dijo Cuevas.

Los comerciantes tienen que aguantar la crisis y solo ganar de uno a 2 pesos por artículo con la intención de mantener la poca afluencia que tienen.

Esperan que las condiciones mejoren para recuperarse de la crisis originada por la emergencia sanitaria.

Las medidas sanitarias

Dentro del mercado Pino Suárez se aplican los protocolos recomendados por las autoridades de salud. El uso del cubrebocas es obligatorio para acceder al lugar.

Se adecuaron dos entradas y salidas para controlar el número de personas que acude a consumir. En la entrada se otorga gel antibacterial y se toma la temperatura.

Todos los locatarios tienen que usar cubrebocas y la indicación por parte del comité es atender de manera rápida a las personas. Algunos vendedores de la tercera edad se fueron a sus casas.

Síguenos en