Selecciona tu región
Opinión

Al alcalde Gildardo Leyva le aplican el dicho de que ‘cae más luego un hablador que un cojo’

El Ingenio

Por El Ingenio

-

El descubierto. Muchos ya le encontraron sentido a la oposición de los líderes de Aquí No en contra de la planta de fertilizantes en Topolobampo que impulsa Gas y Petroquímica de Occidente (GPO) tras la reunión que tuvieron con los inversionistas de Mexinol, quienes proyectan una planta de metanol. El ejido Ohuira escogieron como escenario para mostrar su verdaderas intenciones: se resistieron a GPO para apoyar a estos inversionistas que a algunos les da la impresión de que están atrás de ese movimiento. El mensaje que queda con esa reunión es que los líderes de Aquí No, Felipe Montaño, Gerardo Peña Avilés, entre otros, manejan el discurso del cuidado del medio ambiente en la bahía de Topolobampo para, en el fondo, apoyar a estos empresarios. Como los tiempos ya están encima, ya no se escondieron más. Dicen que con la reunión en el ejido Ohuira se les cayó la máscara. Los indígenas seguidores del gobernador tradicional de esta comunidad, Teodoro Castañeda, se están encargando de exhibirlos.

Que nuevas. Otro que se jacta de ser secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público es el diputado federal “pluri” Guillermo “Billy” Chapman. El exalcalde de Ahome lo hace luego de que presumió esa posición Ana Ayala Leyva, extesorera. Ambos prometen el cielo y las estrellas en bien de los ahomenses, como si estos no supieran cómo se las gastan. Dicen que ya los conocen a la perfección. Suficiente tuvieron para eso los menos de tres años que estuvieron en Palacio Municipal. Ayala Leyva solo aparece en reuniones con la élite morenista, como la que tuvieron los diputados federales de ese partido con el gobernador electo Rubén Rocha Moya. Y quien ni siquiera estuvo es Chapman.

Subliminal. Muy ilustrativa para unos fue la foto con el mensaje que subió a las redes sociales el alcalde electo de Ahome, Gerardo Vargas Landeros. Está de frente con el alcalde sustituto Juan Fierro con la leyenda “nuestro municipio pronto vivirá una verdadera y profunda transformación porque este 1 de noviembre pondremos en marcha un plan de trabajo que beneficie a todas las familias ahomenses”. No pudo tener más jiribilla la imagen y las letras. 

El corte. Dicen que la revisión del contrato a OP Ecología que anunció Vargas Landeros podría terminar en la rescisión del mismo si se va a fondo. El deficiente servicio sería la punta de lanza para que salieran a relucir otras cosas que dejarían mal parado a los que se fueron y a algunos que están despachando en Palacio Municipal y que les quedan unos cuantos días. Dicen que los que se convirtieron de repente en el Gobierno chapmista en empresarios de la basura se sienten protegidos por el contrato, pero tienen una debilidad: no tienen el relleno sanitario. Y el tiempo corre. Si en el Gobierno vargaslanderista se maniobra para echar abajo esa operación, lo hacen como el Gobierno chapmista lo hizo para favorecerlo.

¿No que no? Al alcalde electo de El Fuerte, Gildardo Leyva, le están aplicando el dicho de que “cae más luego un hablador que un cojo”. Tanto que criticó a la alcaldesa Nubia Ramos, que está haciendo lo mismo: va a gobernar con “fuereños”. Leyva quiso engañar a los fortenses con los nombramientos anteriores diciendo que son de comunidades del municipio, cuando ya conocen que no viven ahí. Algunos residen en Los Mochis. Pero ayer el propio Leyva confirmó lo que ya se sabía: su carta como secretario del Ayuntamiento es un guasavense: Édgar Adaír Espinoza Robles. Solo falta que el alcalde electo diga que vive en el municipio porque ya rentó una residencia ahí. Incluso, se habla de que la esposa de este va como directora del DIF. ¿Y el cambio prometido?

Síguenos en