Selecciona tu región
Opinión

Cocinándose la serie final LMB

RINCÓN BEISBOLERO

Por José Carlos Campos

-

CERCA.- Ayer miércoles parecía cocinarse la serie final de la temporada 2021 de la LMB, la cual apuntaba a que sería protagonizada por los Toros de Tijuana por la zona norte y los Leones de Yucatán por la sur. Ambos equipos ganando hasta antes de ayer sus series de final de zona de una manera, digamos, sorpresivamente fácil a Mariachis de Guadalajara y a los Diablos Rojos del México.

Lo que se vino armando se ha dado, en mucho, en razón de las carencias de los rivales, particularmente el pitcheo. El repaso nos indica que del lado de los ganadores no ha habido alguna actuación monticular de gran relieve, como para justificar de manera clara una derrota, y en cambio, las ofensivas se han encargado de hacer notar la debilidad tanto de rotaciones como de cuerpo de relevistas. Es así que puede darse más crédito, por ejemplo, a lo hecho por los Mariachis en temporada regular con un róster tan justo, con titularidades que hicieron bien su trabajo y que con toda justicia los llevó al liderato general del circuito. Pero encaran en estas instancias a un róster de los Toros que, además de más sólido, es más amplio y con un aparente mejor bullpen. Lo de los Leones sobre Diablos lo dijimos hace unos días: los pingos no fueron tan exigidos previamente por un cuadro que, como el de los Leones, no moja pero empapa, con experiencia en estas lides y que sin ser un “trabuco”, sacan el “colmillo” a la hora buena.

Ya sabremos si hubo desenlace o si esperamos hasta el viernes.

LOGRO.- Que Julio César Urías hay alcanzado los 15 triunfos en la presente campaña tiene ante sí una muy clara lectura, fuera de circunstancias al calce, de que los Dodgers de Los Ángeles han cosechado lo sembrado con el pitcher sinaloense egresado de las ligas infantiles.

Se advierte que tuvieron razón en cuidarlo, en llevarlo por llevar con tiento desde que lo compraron, que supieron desarrollarlo para hacer del novato un bigleaguer completo. Quien diga que Urías es producto del ralo esquema de desarrollo del beisbol mexicano, está arando fuera de la parcela. Urías fue detectado por los Diablos, lo encerraron en su academia, lo vistieron de charro y lo vendieron: punto. Caso parecido al de Roberto Osuna, a quien incluso lo jugaron a los 16 años en la LMB para muestrearlo, y tras su estancia en las Mayores, hoy está de regreso en México casi como un pitcher “de lujo”, utilizable en caso de emergencia. Llegar a 15vo más triunfos es mucho mérito personal del pelotero, pero así también mérito del club que ha sabido cuidar su inversión.

Lo mismo aplica en el caso de Luis Urías con los Cerveceros de Milwaukee, frutos arrancados verdes de la mata que cruzan la frontera para ser desarrollados y usar su potencial.

ENTRENAMIENTOS.- Inicia el mes de septiembre y con él se inicia la época más intensa y exigente del beisbol mexicano, el esperado invierno de la LAMP que demanda mucho del pelotero al ser el más alto nivel de competencia que se puede ver en nuestro país. La llegada del huracán Nora retrasó que equipos como los Algodoneros de Guasave abrieran sus campos de entrenamiento, debido a que la región fue muy maltratada por el agua que trajo el fenómeno natural. Pero no tardan en reportar los peloteros y armarse la fiesta que inicia el 5 de octubre.

Por cierto, mucho talento joven de la región noroeste del país estará presente, habrá que ponerle ojo porque puede y más de uno reciba la oportunidad. Hasta parecería que hablamos del mundo al revés, con la LAMP ofreciendo oportunidades al novato y la LMB acudiendo al veterano de salida. Así son las cosas hoy. 

Síguenos en