Selecciona tu región
Opinión

Leones, con medio boleto para ser campeones

RINCÓN BEISBOLERO

Por José Carlos Campos

-

TELONAZO.- Si por las vísperas juzgamos, puede que la serie final de la LMB termine tan pronto como inició. Apenas dos juegos transcurridos, ambos ganados por los Leones de Yucatán, dan indicios de que el equipo monarca tiene todas las de ganar el cetro de la temporada 2021. Dos choques que han permitido observar a un rival, en este caso, muy superior al de enfrente, los Toros de Tijuana, que muy lejos han estado de mostrarse como el campeón de la muy competida Zona Norte. El equipo fronterizo ha mostrado, en pleno, carencias que apenas en postemporada se revelan. Por un lado, pitcheo abridor que raya en la medianía, que se acompaña por un bullpen fuerte, sí, pero llamado en estos dos primeros cotejos a actuar en causas perdidas. Y como “plus”, una ofensiva improductiva, que se ha dejado ver como ineficiente ante un pitcheo de los Leones que definitivamente se ha visto superior. No hay mucho para dar una opinión diferente: Leones pasando encima sobre unos Toros disminuidos, apoyado el cuadro yucateco por aciertos ofensivos de Sebastián Valle y Yadir Drake que han sido mortales por necesidad. Y para hacer más grave el asunto para Tijuana, derrotas sufridas actuando como locales. Lo que viene en Mérida puede ser sentencia de corto plazo.

DIRIGENCIAS.- Sirve también la serie final de la LMB para contrastar las estrategias de los mánager y por lo menos hasta ahora, los márgenes de maniobra de Luis Matos (Leones) han sido superiores que los de Homar Rojas (Toros). La diferencia en los planes de juegos de ambos timoneles se han centrado en que mientras a Matos sus pitchers abridores le han regalado aperturas que rayaron en lo sólido, a Homar sus dos inicialistas le han quedado a deber, debiendo echar mano de su cuerpo de relevistas casi a mitad de cada juego. Y por si fuera poco, Rojas debe tomar en cuenta que su orden al bat dejó a 15 hombres en base en los dos juegos, dejando ver así la ausencia del bateo oportuno que se le atribuía al equipo. Quedan cinco posibles choques, pero si nos guiamos por lo sucedido, tal parece que a esta serie final de la LMB le queda muy poca vida. Puede que el cerrojazo llegue en Mérida.

ENTRONIZADO.- Llegó pronto la entronización de Derek Jeter al Salón de la Fama, acompañado el evento con que se reavivara la polémica de si realmente Jeter ha sido, como muchos proclaman, uno de los mejores peloteros de su época. Mucho ruido, mucha tinta vertida sobre el tema y lo cierto es que el debate se estanca. Sobre el hoy dueño de los Marlins de Miami pesa, entre otras cosas, la sentencia de que se trata de uno de los jugadores más sobrevalorados de la historia. Juicio cuestionable, pero que de algún modo, no puede desaparecer de la noche a la mañana. Uno de esos detalles que quedan para hacerse intemporales, pero lo que es un hecho es que Jeter ya es inmortal.

LLEGADA.- Se celebra, con toda justicia, la llegada de Manny Barreda a las Grandes Ligas, convocado por los Orioles de Baltimore. A sus 33 años de edad y tras 14 años de estarse fajando en Ligas Menores, se le hizo alcanzar el sueño de todo pelotero profesional. Y llama la atención que surja de nuevo el debate acerca de los peloteros mexicanos que han llegado a la Gran Carpa luego de que Barreda, como otros muchos, son peloteros no nacidos en México pero tienen la doble nacionalidad, que no debe ser ni debatida ni cuestionada.

En todo caso, para que todos queden contentos, podría agregarse a la lista en vigencia abriendo dos listas más: una para los nativos y otra para los no nativos, que pueden sumarse en una sola lista que nadie discuta y evite así filias y fobias que son en mucho las que animan la polémica.

La fiesta en paz, pues. 

Síguenos en