Selecciona tu región
Opinión

Unos playoffs sin los Yankees de New York

RINCÓN BEISBOLERO

Por José Carlos Campos

-

CERCA.- Sujetos a la situación actual en las Grandes Ligas, sus standings, y estando muy cerca al final de su rol regular, es dable concluir que la posibilidad de que los Yankees de Nueva York queden eliminados está muy cerca. Y que no califiquen los Yankees es noticia, algo que le pega muy fuerte a los millones de seguidores del equipo de la urbe del este de los Estados Unidos.

Lo obvio es decir que no califican los equipos que no tienen una buena temporada y por ende, su no presencia en la postemporada es el justo castigo al mal desempeño. Y hay que decirlo, en este 2021 los Yankees han estado lejos de ser visto como un equipo de altos vuelos.

Sean las razones que sean, llámense lesiones o “baches” en el “timing” de sus grandes protagonistas, catalogar al cuadro neoyorquino como un cuadro anodino y sin pimienta no es más que apegarse a la verdad.

La novena dirigida por Bob Boone está situada en el cuarto lugar de la división Este de la liga Americana, a ocho juegos del primer lugar y apenas librados del sótano gracias a los mucho muy mediocres Orioles de Baltimore.

Tienen, eso sí, alguna oportunidad de colarse como uno de los dos cuadros “comodines” del circuito si es que son capaces de superar a los Medias Rojas de Boston y a los Azulejos de Toronto, que son los equipos que al día de hoy están adelante en el “wild card”. Ahora que si de aliviar conciencias, diremos que unos playoffs sin los Yankees son como un huevo sin sal. (Si es que el doctor lo permite).

ESTORBO.- Sobre Luis Urías una buena y una mala, derivado esto del hecho de que haya llegado a más de 20 jonrones en una temporada y más de 70 producidas. Obvio es que se celebra que el infielder de los Cerveceros de Milwaukee, producto del esquema de desarrollo de ese club, haya llegado a cifras tan destacadas y relevantes. Su aporte ha sido clave, uno de mucho, para que los Cerveceros hayan tenido tan sobresaliente campaña y que ya estén instalados en los playoffs, tanto como para ser vistos como el “caballo negro” incluso para llegar a la serie mundial.

La mala es que lo hecho por Urías sirve para acudir a esa hoy cansina y aburrida segmentación que se parece hasta obligada hacer: que si es el cuarto mexicano nativo en lograr esos números y quién sabe qué jugador mexicano (en general, nativos o adoptados) en lograrlo. A este paso, y a cómo avanza la referida segmentación (con la entrega de la doble nacionalidad a discreción) no se dude que la adopción de míticos asteriscos sea exigencia o requisito obligado.

Porque en esa lista de cuatro nativos, por ejemplo, no aparecen ni Adrián González ni Jorge Cantú, de quienes se indica que no entran debido a que nacieron a metros de la línea fronteriza… en suelo gringo. No pues sí. Bien por Urías.

DÍAS.- Estamos a escasas dos semanas de que inicie la temporada 2021-2022 de la Mexicana del Pacífico, circuito que iniciará con la ventaja de tener en sus alforjas la experiencia del año pasado por cuanto a saber lidiar con la crisis sanitaria que no cede. Que si alguna duda grande persiste y no se ha aclarado del todo, es lo referente a la situación que guarda el caso de la propiedad de los Charros de Jalisco, cuyos ¿antiguos? copropietarios andaban de pleito subido y no se sabe de bien a bien si es que un tercero metió las manos para acallar el pleito y liquidarlo. Fuera de eso, y ya centrados en lo deportivo, se observa muy nivelada la competencia, sin grandes márgenes para establecer en la víspera aparentes favoritos y equipos condenados a la zozobra.

Sigue siendo la LMP una liga poco predecible, tanto como para que enero sea un mes de sorpresas. 

Síguenos en