Selecciona tu región
Opinión

Tópese: el gobernador Quirino Ordaz y el deber cumplido

EL ANCLA

Por Luis Enrique Ramírez

-

Quirino Ordaz Coppel entregó personalmente su quinto y último informe al Congreso del Estado y el suceso reviste carácter histórico: esto no ocurría en todo lo que va del siglo 21 en Sinaloa. Al finalizar los años noventa, el entonces gobernador Juan S. Millán modificó el formato de entrega del informe, sin dejar de ajustarse al mandato constitucional, que no especifica que deba hacerse en persona. Era la época en que, ya con bancadas numerosas de oposición al partido hegemónico que era el PRI, abundaban quienes convertían estos actos en un circo; los diputados se ponían máscaras, portaban letreros, interrumpían con gritos y lanzaban insultos desde sus curules al gobernador en turno. Fue una etapa de nuestro desarrollo democrático que desgastaba la investidura del Poder Ejecutivo. También la del Legislativo, al perder toda compostura. Fue así que, desde 2000, el ritual consistió en que el mandatario estatal enviara su informe al Congreso por medio del secretario general de Gobierno y luego realizara una presentación ante la ciudadanía.

Hoy, en tiempos de transformación, la 63 Legislatura devolvió la entrega del informe a su formato original, válido para el siguiente sexenio que encabezará Rubén Rocha Moya, pero que Quirino decidió adoptar en su última rendición formal de cuentas. Dicen que le tocó “la rifa del tigre”, pues llega a su tramo final en medio de la pandemia y con siete municipios en zona de desastre por la tormenta Nora, pero Ordaz Coppel aseguró en su mensaje ante legisladoras y legisladores:

“Ha sido el mayor privilegio y honor de mi vida gobernar Sinaloa”.

El gobernador de Sinaloa llegó al Palacio Legislativo con el cubrebocas puesto, gafas de sol y un blazer a cuadros, acompañado por su hijo mayor, Quirino Ordaz Fuentes, y los principales funcionarios de su Administración. En el acceso principal del edificio lo esperaban las cuatro diputadas del PRI (Gloria Himelda Félix, Ana Cecilia Moreno, Mónica López y Elva Margarita Inzunza) y un diputado de Morena: el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales y Gobernación, Horacio Lora Oliva, cuadro histórico de la izquierda sinaloense. Quirino Ordaz Coppel caminó, con la seguridad del deber cumplido, hacia el Salón Constituyentes, donde fue recibido por el secretario general del Congreso del Estado, José Antonio Ríos Rojo. Acto seguido, ingresó al recinto, previamente habilitado para la ceremonia bajo estrictas medidas sanitarias.

La presidenta de la Mesa Directiva, la diputada del PAN Roxana Rubio Valdez, recibió el informe de manos del gobernador. Junto a ellos, el diputado de Morena José Rosario Romero López, presidente de la Junta de Coordinación Política, quien, en nombre de la 63 Legislatura, agradeció “la civilidad política que se ha vivido en estos tres últimos años, que ha hecho que se fortalezca la relación republicana de los Poderes que representamos”. Ordaz reconoció que, gracias a esta Cámara y a todas las dependencias federales bajo la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, se han realizado avances importantes en materia de salud, educación, hidráulica y deportivo, así como acciones contundentes en seguridad pública. Testificaron el acto diputadas y diputados de los Grupos Parlamentarios de Morena, PRI, PT y PAN.

Al término, Quirino posteó sobre su informe: 

Leer más: ¡El ´día del presidente´ y la ´prensa vendida´!

“Allí están todas las acciones que llevamos a cabo en este año con el que concluye mi Gobierno. Obras para el sector salud, escolar, deportivo, turístico, entre otros”, dijo para finalizar con el emoji de puño cerrado (“tópese”, en lenguaje sinaloense) que identifica todas sus publicaciones en redes sociales; desde luego, junto al hashtag #PuroSinaloa.

Síguenos en

Últimas noticias