Selecciona tu región
Opinión

Dos veranos

EDUCACIÓN, HOY

Por Marcos Miranda Gil

-

Nunca habían sido tan necesarias unas vacaciones como las del verano pasado y las del actual. Sobre todo para los casi veinte millones de niños y jóvenes en edad escolar de nuestro país. Poder desconectarse de la rutina diaria académica y de la constante actividad escolar a distancia y sin más motivación que la certeza de una acreditación también virtual, puso a prueba todo un universo de preferencias, deseos o inclinaciones placenteras personales propias de esta etapa y dejadas de lado por motivos ajenos a la voluntad personal o ajena. El clima de libertad condicionada es poco favorable para el desarrollo de todos los potenciales individuales, pues el derecho a ser libres es inherente al espíritu humano y solo un trastornado hace todo lo posible para ser encarcelado, eso lo sabe cualquiera, aquí el asunto de fondo es como lidiar con un ambiente restringido por causas superiores y salir impune de ello porque no solo se trata de estar resguardado, sino también aprovechando el tiempo disponible para, a pesar de las circunstancias adversas concretas, poder seguir en el proceso de avance y progreso educativo. El estrés ha estado a la orden del día y por supuesto, disfrutar vacaciones es algo así como un remanso de tranquilidad en lo intelectual, en lo emocional y en lo familiar. Con este suman ya dos veranos diferentes, vigilados, regulados… esta es la segunda temporada de una serie que nadie soñó, nunca, nadie deseó jamás y nadie imaginó tan prolongada. En agosto del próximo año miraremos esto como una anécdota o una tragedia, pero ya no como un capítulo más… ojalá. 

Síguenos en