Selecciona tu región
Opinión

Homenaje

EDUCACIÓN, HOY

Por Marcos Miranda Gil

-

Ser maestro significa ser noble por naturaleza. Desempeñarse como profesor es también un acto de dignificación humana en todo momento y en cualquier circunstancia; no es para todos aun cuando muchos lo consideren así. Es gracias a un humilde y sencillo profesor o profesora como se han forjado grandes líderes en todos los tiempos… es por la entrega y el ejemplo de uno o varios maestros de ese tipo como han alcanzado sus metas personajes de proyección internacional, nacional o local. Los buenos maestros saben desde el principio de su carrera que su sueldo nunca será suficiente; que el reconocimiento social jamás será el merecido y que su labor está destinada a pasar al sótano de los recuerdos en la mayoría de los casos. Aun así ellas y ellos siguen adelante en su magistral tarea sin interesarse mucho por la satisfacciones de orden material, pues están convencidos de que el salario emocional es más valioso. Hoy quiero referirme a una maestra de esa talla… se llama Magdalena Guerra García. Puedo dar testimonio de su abnegación a toda prueba desde el inicio de su carrera profesional, cuando de manera gratuita y después de sus labores obligatorias, era capaz de trabajar en primaria para adultos cuando educar a todos era una quimera. Su congruencia, sencillez, entrega y don de gentes hizo posible lo que muchos maestros anhelamos… ser querido, ser respetado y ser recordado como un magnífico ser humano. Dentro de unos días cumplirá años. Sirvan estas palabras para rendirle un modesto saludo.   

Síguenos en