Selecciona tu región
Opinión

Lectura

EDUCACIÓN, HOY

  • Educación hoy

Por Marcos Miranda Gil

-

Se lee para aprender, para entretenerse, para pensar, rectificar y también para comprender, entre otras cosas. Hay lectura rápida, ligera, compleja, interesante o aburrida… hay de todo. Lecturas hay muchas, lectores no tantos. Por años se creía que solo en la escuela se necesitaba leer, sobre todo en los primeros años de educación básica. Automáticamente, al terminar los estudios formales, muchísimos estudiantes suspendieron el hábito de la lectura porque lo consideraron innecesario. Entre 2015 y 2019, la población que leyó un libro entre los últimos doce meses cayó del cincuenta al cuarenta y dos por ciento. Esta situación expresa que de todos los mexicanos que saben leer y escribir, ni siquiera la mitad leyera un libro según el economista. El analfabetismo funcional sigue vivo porque continúa alimentándose la idea discutible de que leer quita tiempo o sirve de poco en la vida. No voy a entrar en detalle sobre los millones de libros dejados a la mitad en los últimos tiempos en el país porque sería tanto como querer conocer la cantidad de personas que siguen pensando que leer es pasar la vista sobre letras impresas bien acomodadas, emocionantes o divertidas. Leer viene del latín légere que significa cosechar. Es muy alta la cantidad de lectores conviviendo entre nosotros que han leído pero no han cosechado; han comprado y regalado libros sin recordar meses después el título, contenido o propósito de los textos. La lectura actual, con textos reducidos por el poder de la imagen, ahuyentará más lectores potenciales. No será una tragedia pero si una situación por atender. 

Síguenos en

Temas

  • Educación hoy