Selecciona tu región
Opinión

Polo Palafox y quienes lo apoyan ya vieron la señal

EL INGENIO

Por El Ingenio

-

Agüitados. Dicen que el presidente de la Federación de Abogados de Sinaloa, José Luis Polo Palafox, y los líderes de las organizaciones de abogados y de la sociedad que lo apoyan, se “pegaron una agüitada”, porque ya vieron la señal de que Sara Bruna Quiñones podría ser la elegida como fiscal general del estado. Su nombre ya corría a propósito por los centros de poder rochista, pero ahora que renunció como jueza de control, su destino para ser la relevo de Juan José Ríos Estavillo cobró forma. El mensaje así lo reciben muchos, entre ellos Polo Palafox y sus encandilados acompañantes, aunque sostengan lo contrario. Es más, para contener el golpe anímico todavía dieron patadas de ahogado con que Brenda Latigo, lideresa de la organización Paso Firme, se pronunció a favor de Polo Palafox para esa posición. La excandidata a la diputación federal por Movimiento Ciudadano siguió el guión.

La muestra. La diputada local priista de Ahome, Deisy Judith Ayala Valenzuela, le ganó el jalón a todos. Ya entregó en Oficialía de Partes del Congreso del Estado tres iniciativas de reformas: una a la Constitución Política del Estado de Sinaloa; la otra a la Ley de Participación Ciudadana y la tercera a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaría. La carricense sostuvo que en el fondo está lo de los presupuestos participativos. Como que arrastró el lápiz desde que supo que iba a quedar como diputada pluri después de la elección del 6 de junio. 

Con sus propios ojos. El alcalde electo de Ahome, Gerardo Vargas Landeros, agarró con las manos en la masa a los funcionarios de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Ahome. “Lo veo con pena y de dar vergüenza”, afirmó tras recorrer ayer las oficinas de la paramunicipal y darse cuenta que la mayoría de los funcionarios no estaban después de las 9:00 horas. Esto no es más que el reflejo del descontrol en esta dependencia, a lo que Vargas Landeros hizo referencia. Bajita la mano le tupió al gerente general, Hernán Medina, que muy atento con él, le contesta el teléfono y los mensajes, pero en el interior es un descontrol que va en contra de la ciudadanía. Esto es lógico porque si no están en donde deben de estar, pues no se van a resolver los problemas del agua potable, como ocurrió en el trienio de la simulación. Vargas Landeros refrendó ayer el compromiso de regresar un buen servicio de agua.

Que hagan su mochilita. Si Vargas Landeros quería un pretexto para hacer limpia de funcionarios en la Japama ya lo tiene. Tras descubrirse el relajamiento de estos, corrió la versión de que en casi todas las oficinas va a pasar la escoba. Los primeros en caer serán los del grupito de fuereños, consentidos del exalcalde Chapman, que tomaron la Japama como tierra de conquista. Ni más ni menos. Sin embargo, en los primeros días de noviembre se les van a acabar los privilegios. La que se va a quedar es la titular del Órgano Interno de Control de la paramunicipal, Elizabeth Zamorano. Más allá de que la haya encontrado en las oficinas, esa se va a quedar como una concesión al sector empresarial.

Leer más: De un equipo de gobierno

Contraste. No sorprende a nadie que el alcalde sustituto de Ahome, Juan Francisco Fierro y la tesorera, Onisa Juárez, hayan salido con que las observaciones señaladas por las irregularidades en el manejo de más de 50 millones de pesos en el 2019 fueron subsanadas. Al margen de los matices de uno y otro, en el fondo tratan de cuidarle las espaldas a quienes los dejaron ahí: Chapman y la extesorera Ana Ayala Leyva, hoy diputados federales. Sin embargo, eso contrasta con lo señalado por el secretario de la Comisión de Fiscalización del Congreso del Estado, Marco Antonio Zazueta, en el sentido de que no subsanaron las observaciones en tiempo y forma.

Síguenos en