Selecciona tu región
Opinión

Reformadores trasnochados

RETORNO

Por Ana Luz Ruelas

-
audima

El Congreso morenista de Sinaloa, autonombrado reformador histórico, no son más que una camarilla de aventureros incapaces de actualizar las ideas y diagnósticos de los problemas para delinear nuevas políticas públicas. Con el pretexto de favorecer a los pobres, se cometen enormes burradas. ¿De qué sirve tener líderes experimentados como Feliciano Castro? Pasó de ser fiero opositor a pastor de mansos.
La resistencia de los lopezobradoristas para actualizar los ingresos municipales por predial para 2022 al nivel de inflación, que en 2021 superó el 7 por ciento, castiga directamente a las finanzas de los cabildos y sus capacidades para resolver múltiples problemas de servicios públicos. Asimismo, les quita ventajas para captar ingresos adicionales por los convenios de colaboración fiscal con la federación, que a mayor cobro de predial y del agua, obtienen beneficios extraordinarios.
Tiene razón el presidente municipal Jesús Estrada Ferreiro al inconformarse con la negativa de sus correligionarios en la Cámara de Diputados y promover una controversia constitucional para actualizar el impuesto predial conforme a la inflación.
No subirlo favorece abiertamente a los que más tienen, pues los pobres, como dice Estrada, no pagarían más de 50 o 100 pesos al año. Además de timoratos y convenencieros para no verse criticados, algunos diputados tienen conflictos de interés, pues son deudores inveterados de ese impuesto, como Serapio Vargas Ramírez y Luis Javier de la Rocha. Y todavía, al ser balconeados, se hicieron los ofendidos. Habría que ver si otros legisladores y regidores andan en las mismas.
Se trata de educar a la población de que todo derecho amerita obligaciones. Se han establecido becas universales para adultos mayores que también se pretende que no paguen predial. Pero no todos son menesterosos. ¿Usted cree que los jubilados del SNTE, el IMSS, la UAS, no pueden pagar predial?
Muchos de ellos tienen pensión del bienestar además de doble jubilación. No hay que olvidar tampoco que es un impuesto que tiene como contraparte una revalorización del patrimonio raíz de las familias que deben hacerse responsables de conservarlo.
Aun en los momentos de mayor dificultad, nuestra madre, viuda, con 13 hijos, sacrificaba cualesquier gasto con tal de pagar sus impuestos a tiempo que le significaba mantener en orden su casa.
Cuando se dice, “que por el bien de todos, primero los pobres”, tenemos que partir de una visión realista de lo que es ser pobre en el siglo XXI, pues esa categoría fue acuñada en la época de la revolución industrial y no tiene mucho que ver con lo actual. El concepto de pobre no significa incapacidad de pagar servicios de agua e impuesto predial, salvo casos extraordinarios que pueden acudir a ayudas.
La ignorancia de nuestros supuestos reformadores se encuentra en muchos espacios del poder morenista. El debut del secretario general de Gobierno, Enrique Inzunza, en la conferencia semanal del lunes 17 de enero nos mostró a una persona sin cultura política e incapacidad de diálogo fluido y realista. Ante cada pregunta de los comunicadores, se abstraía en un soliloquio cual párvulo profesor de introducción al estudio del derecho, evadiendo dar respuestas concretas. No solo son cuestiones de forma, sino de contenido. Quiso vender la idea de que el despido de los “orejas” de gobernación significa un avance al respeto a los derechos humanos, porque ya no se espía a nadie. Eso no se lo creen ni sus sobrinitos. Está claro que, en la época digital, de videocámaras, drones, satélites espías, software predatorio invasivo, se torna obsoleta la presencia física de agentes del Gobierno. La información estratégica la seguirán requiriendo y acopiando. Sería bueno saber cómo lo harán.
Es triste, pero llegó al poder una generación caduca, que frente a los neoliberales que tanto critican, se ven pequeños.

Síguenos en
Más sobre este tema