Selecciona tu región
Salud

Bacterias resistentes a los antibióticos, la pandemia silenciosa

Expertos de la UNAM esperan ayudar a combatir este grave problema de salud pública, pero requieren de una máquina especializada para ese objetivo.

Por David Ortega

-

México.- El uso indiscriminado de medicamentos ha creado una pandemia silenciosa, y es que las enfermedades causadas por microorganismos resistentes a estos fármacos provocan la muerte de millones de personas en el mundo cada año.

En 2019, fallecieron 1.2 millones de personas por infecciones resistentes a los antibióticos, y se estima que hacia 2050, el número de muertes anuales asociadas a esta problemática pueda llegar a los 10 mil millones que, comparada con la protección para cáncer o diabetes, superaría por mucho el número de defunciones relacionadas a estos padecimientos, informó José Alberto Rivera Chávez, investigador del Instituto de Química. 

Ante este grave problema de salud, considerado como una “pandemia silenciosa”, expertos de este Instituto de Química esperan ayudar a combatir, en colaboración con Fundación UNAM, pero para ello requieren de infraestructura con la que aún no cuentan, detalló.

“Lo que buscamos es descifrar el código de barras o la secuencia genética de estos microorganismos resistentes para tratar de encontrar cuáles son los puntos débiles en estos microorganismos que nos van a permitir desarrollar antibióticos para tratar las enfermedades que estas bacterias provocan”, explicó Rivera.

Leer más: El grave problema de la contaminación en México sobre la salud humana

Bacterias que matan

Cabe destacar que la Organización Mundial de la Salud ha denominado “bacterias del grupo escape” a seis microorganismos que desarrollan mecanismos de resistencia muy rápido y que provocan estancias hospitalarias prolongadas e incluso la muerte de los pacientes. 

“Los principales tipos de infecciones son: infecciones de las vías respiratorias e infecciones de las vías renales”. En México, se sabe que afectan especialmente Klebsiella pneumoniae, Pseudomonas aeruginosa, Acinetobacter baumannii y Escherichia coli, que son los más presentes en hospitales, mencionó el investigador.

En palabras del investigador, el Plan Universitario de Control de la Resistencia Antimicrobiana de la UNAM ha trabajado en caracterizar los microorganismos resistentes en diferentes estados de la República, a través del monitoreo en diferentes hospitales; sin embargo, la cobertura es aún menor al tres por ciento del país, por lo que los datos no permiten tener un panorama amplio del comportamiento de la resistencia a los antibióticos en México.

Uso irracional de antibióticos

“Creemos que en cinco o seis años vamos a ver el impacto de la medicación con antibióticos para tratar la infección viral. De hecho, el estimado del 2050 podría apresurarse y llegar 10 o 15 años más temprano por el uso indiscriminado de antibióticos para tratar covid. El impacto será brutal para esto.

Desafortunadamente, la presión social hacia los médicos los impulsa a seguir medicando este tipo de fármacos que no se deberían usar para infecciones virales, estos no están diseñados para eso, evidentemente. No controlan la enfermedad, pero sí contribuyen de forma significativa al desarrollo de resistencia por parte de bacterias”, enfatizó.

De acuerdo con Rivera Chávez, de no conocerse la secuencia genética de las bacterias, para los investigadores sería complicado enfocarse en las que provocan la mayor cantidad de enfermedades, pues cada región del mundo o cada país tienen focos infecciosos particulares, por lo cual a los científicos mexicanos les interesa detectar las bacterias más importantes en el país y que afectan a la población. 

“Si erradicáramos los microorganismos resistentes, el tiempo de hospitalización de un paciente puede disminuir, con lo cual se puede brindar una mejor atención de salud a otros pacientes y de mejor calidad. Hay un gran componente cultural que nos impulsa al uso irracional de antibióticos en la población en general y que será difícil erradicar, pero si no damos el primer paso, nunca lo vamos a lograr”, explicó el investigador.

Se requiere donación

José Alberto Rivera Chávez, quien encabeza este proyecto, mencionó que requieren de una máquina de secuenciación que les permita desarrollar la investigación enfocada en la generación de nuevos antibióticos para el tratamiento de infecciones bacterianas provocadas por cepas resistentes.

Por lo que se ha impulsado una campaña de donación para adquirir la infraestructura necesaria y ampliar los alcances que permitan ampliar el conocimiento de la resistencia antimicrobiana a lo largo del país, detalló. 

Adicionalmente, se tratará de desarrollar nuevos sistemas de diagnóstico y tratamientos personalizados para los pacientes, pues cada microorganismo reacciona diferente, y se crearán nuevos antibióticos a partir de nuevas fuentes, ya sea recursos naturales para obtener nuevas moléculas o métodos químicos, como la síntesis orgánica, precisó.

Quienes deseen apoyar económicamente, podrán realizarlo a través de la cuenta de Fundación UNAM. Si tienen alguna duda, pueden solicitar información a secretaria.vinculacion@iquimica.unam.mx, finalizó el especialista.

Los Datos

Monitoreo

La resistencia a los antibióticos ocurre debido al consumo indiscriminado de antibióticos. Con el proyecto no solo se monitorearán hospitales y cultivos agrícolas, sino que se podrá poner especial atención en la ganadería y los alimentos producidos a partir de esta industria.

Leer más: Descubren virus de 268 millones de años presente en el ADN de los humanos

De preocupación 

La OMS reconoce que hay, al menos, seis microorganismos de gran preocupación.

Ceci Patricia Flores, presidenta y fundadora de Madres Buscadoras de Sonora, enfrenta a Enrique Alfaro
Síguenos en

Temas

David Ortega

Reportero de Investigación y corresponsal

Seis años laborando para la casa editorial El Debate en Culiacán, Sinaloa y en la Ciudad de México. Con experiencia en cubrir al sector salud, partidos políticos, presidencia, marchas y manifestaciones, universidades y fuentes académicas, ciencia, seguridad, historias de la calle, personajes citadinos, cultura y espectáculos. Doy cobertura como corresponsal en la Ciudad de México de toda noticia de relevancia nacional, así como de diversos temas de interés para la sección Tercer Piso, información publicada en edición impresa del periódico y en el sitio debate.com.mx. Aportación al contenido digital de la empresa con transmisiones en vivo para la plataforma Facebook en la cuenta de EL DEBATE. Hasta ahora, en mi paso por EL DEBATE, he logrado obtener el Premio Nacional de Periodismo 2018 en la categoría de entrevista, el Premio Periodismo y Competitividad 2015 otorgado por el Consejo para el Desarrollo Económico de Sinaloa (Codesin) por mi colaboración en el trabajo periodístico “Lucran con la propiedad pública” del periodista Luis Enrique Moreno. También fui becado por la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México en su programa de especialización periodística Prensa y Democracia (PRENDE) 2017 y por El Centro de Investigación y Docencia Económicas, A.C. (CIDE) en su Diplomado de Periodismo de Investigación 2019. Soy egresado de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Ver más