Selecciona tu región
Salud

Dieta del ayuno intermitente: pros y contras de realizar este régimen alimenticio

El ayuno intermitente es uno de los regímenes alimenticios más aclamados y aunque suele funcionar, estos son los pros y los contras que debes considerar antes de realizarlo

Por Juan Leyva

-

Cada inicio de año uno de los principales propósitos de año nuevo es bajar de peso. Millones de personas en el mundo buscan dietas y rutina de ejercicio para lograr el objetivo. 

Dentro de estas dietas, la que más ha cobrado renombre es la dieta del ayuno intermitente. Esta dieta consiste en dejar de consumir alimentos durante un determinado número de horas al día. 

Un ejemplo sería reducir el número de comidas al día a solo tres, haciendo un ayuno de 8 a 10 horas, incluso hay quienes lo extienden a 12 e incluso 18 horas. 

Leer más: Variante Ómicron: cuántos días duran los síntomas tras la infección

El objetivo de restringir alimentos durante esas horas es que la glucosa descienda de manera progresiva, lo que obliga al cuerpo a movilizar la grasa del tejido adiposo, esto hace que la grasa acumulada se convierta en energía. 

Los ayunos intermitentes sin una reducción calórica han sido propuestos por diversos investigadores como alternativas eficaces en el manejo de patologías metabólicas como son el sobrepeso, la obesidad o la diabetes. 

Ayuno intermitente: pros y contras

Las investigaciones han dado a conocer que el ayuno intermitente es una solución viable problemas como el sobrepeso y al buen manejo de la diabetes, pero la información es escasa. 

De acuerdo a Lourdes de la Bastida, nutricionista del Hospital Quirón Salud Córdoba, el ayuno intermitente ayuda a tener mayor saciedad o mejor regulación del apetito, favorecer el sistema inmunitario, retrasar los efectos del envejecimiento y reducir el estrés debido a la mayor disponibilidad de tiempo.

Otros estudios rechazan el ayuno intermitente debido a que se ha relacionado también con desajustes hormonales que se generan tras comer luego de un ayuno. Estos desajustes se realizan específicamente sobre la insulina y poco se ha estudiado sobre esta desregulación a largo plazo. 

Este debe ser evitado por personas que tienen patologías como diabetes, gastritis, reflujo gastroesofágico, trastornos de conducta alimentaria, patología tiroidea mal controlada, o pacientes malnutridos.

El ayuno intermitente se contrapone a las normas internacionales de alimentación en la que se establece que se deben hacer cinco comidas al día basadas en una dieta equilibrada. 

Otros estudios señalan que el ayuno en niños y adolescentes en la etapa escolar se relaciona con un bajo rendimiento, en las personas en generar suele causar irritabilidad, ansiedad, problemas del sueño, falta de concentración, cefaleas o déficit nutricionales.

El mal aliento, la sensación de pesadez o digestiones pesadas, la presencia de hipoglucemias, o la dificultad para maximizar el rendimiento deportivo pueden ser también inconvenientes del ayuno intermitente.

Sin embargo, los cabe señalar que las investigaciones miden la evolución del peso a lo largo del tiempo en que se realiza el ayuno intermitente y se ha observado que esta dieta tiene éxito indiscutible. 

Antes de efectuar un régimen alimenticio se recomienda consultar a un nutricionista quien deberá recomendar el más adecuado para cada persona. 

Leer más: Autocuidado para la salud emocional y mental de los niños en casa durante la pandemia

Revocación de mandato es para la egolatría de AMLO y acabar con el INE: Ricardo Anaya
Síguenos en